Llevar una alimentación vegana es realmente beneficioso para la salud?

  Posted on   Por   6 Comentarios

Como llevar una alimentación vegana

Estás pensando en un cambio de hábitos? No eres vegano pero sientes curiosidad por este tipo de alimentación? Te gustaría saber si llevar una alimentación vegana es realmente beneficiosa para la salud? Si tu respuesta es sí, este artículo despejará algunas de tus dudas y te ayudará a que la transición sea más fácil y divertida.

 

Llevar una alimentación vegana es una moda o es realmente beneficioso para la salud?

Te quiero contar por qué creo yo que es importante comenzar a veganizar tu dieta. Parece que esto del veganismo es una moda y ahora muchas personas se inclinan por este tipo de alimentación aunque no lo sean. Un gran porcentaje de la población no vegana elige acudir a restaurantes veganos o pedir las opciones veganas de ciertos establecimientos por el simple hecho de “experimentar” nuevos sabores y texturas. Hay quiénes lo eligen para comer “más sano” y otros por la simple curiosidad de probar cuán buena está por ejemplo una Carrot Cake (tarta de zanahorias) sin huevo ni mantequilla.

El común denominador de todos ellos es la sorpresa al saborear un plato que originalmente lleva productos de origen animal pero que ahora está veganizado.

La realidad es que no es una moda sino una filosofía de vida

De todas maneras para algunos no es ni siquiera eso, sino que es una cuestión de salud. Al menos este último caso fue el que me introdujo a mí en este mundillo de la alimentación vegana.

 

Quiero contarte por qué me hice vegana y qué me motivó a ello

Para los que me siguen hace más tiempo saben que mi cambio hacia una alimentación vegana nace hace casi  ya 3 años. Mi cambio fue motivado por un tema de salud: migrañas semanales, fatiga crónica, aumento de peso y algunas otras molestias más me llevaron a consultar un naturópata. Su respuesta a mis malestares fue muy clara: dejar de consumir productos de origen animal, azúcar y gluten por al menos 3 meses. Debo confesar que me fui bastante desconcertada y asustada de su consultorio ya que no creía encontrar qué comer ahora que la mayoría de mis “alimentos” estaban fuera de juego.

Recurrí a la herramienta más fácil para resolver mis dudas: las redes sociales. Una vez que comencé a investigar en internet descubrí dos mundos totalmente inexistentes para mí hasta entonces: el del veganismo y el de los celíacos. De repente tomé conciencia que había un porcentaje de la población que no consumía productos de origen animal y otro porcentaje que por razones de salud no consumía gluten. Todas estas personas llevaban una vida normal y disfrutaban de sus comidas sin problemas gracias a las innumerables alternativas disponibles en el mercado.

Estaba realmente fascinada. No podía creer que haya tantas formas diferentes de preparar platos tanto dulces como salados de una manera simple, rápida y sabrosa.

 

Galletas veganas con pulpa de leches vegetales sin gluten

Galletas veganas con pulpa de leches vegetales sin gluten

 

Como me encanta cocinar comencé a experimentar con toda la información que encontré en internet. Preparé mis propios panes, dulces, salsas, postres, hamburguesas, etc. Comencé a fotografiar todo lo que comía y a compartir este nuevo descubrimiento con mis amigos y familiares. Quería que todo el mundo supiera que existía una manera diferente de alimentarse, mucho más sana y natural y con múltiples beneficios para la salud. Ahí estaba lo curioso para mí: no podía creer el cambio que experimentó mi cuerpo en poco tiempo con esta nueva alimentación. Me encontré con más energía, las migrañas desaparecieron y perdí varios kilos sin proponérmelo.

hamburguesas de amaranto sin gluten receta alma verde

Hamburguesas de amaranto veganas y sin gluten

 

Casi 20 años de nutricionistas y dietas sin grandes resultados me habían transformado en toda una experta. Siempre me dijeron que para perder peso y sentirse bien había que:

  • Contar calorías
  • Evitar los alimentos calóricos como los frutos secos, el aceite de coco, el aguacate o palta, los dátiles y las semillas
  • Consumir pan integral, mismo el del supermercado era una buena opción
  • Optar por la leche y los yogures desnatados o sin grasa y edulcorados con edulcorantes artificiales
  • Nada de chocolate aunque fuera sin azúcar porque tenía demasiada grasa
  • Estaba permitido tomar Coca Cola Light
  • Las mejores proteínas son las que se obtienen de los productos de origen animal
  • Los postres solo se admiten una vez como “el permitido del fin de semana”

De repente todo lo aprendido hasta ese momento se desmoronaba delante de mis narices y no porque alguien me lo había contado sino porque yo lo estaba experimentado en carne propia. Cómo era posible lograr sentirme tan bien si no estaba contando las calorías de los alimentos ni las cucharadas de aceite que le añadía a la ensalada? Cómo estaba bajando de peso si consumía nueces, aguacates, semillas, chocolate y usaba el aceite de coco para untar el pan por la mañana? Qué estaba pasando realmente en mi cuerpo mientras consumía chocolate negro casi todos los días, disfrutaba de postres varias veces a la semana y el pan ya no me sentaba mal..

Enseguida me di cuenta de dos cosas muy importantes:

  1. Lo que vale en la alimentación es la calidad de lo que se consume y que los alimentos sean lo más naturales posibles, sin refinamientos, aditivos ni conservantes.
  2. Las grasas buenas son totalmente necesarias para el buen funcionamiento del cuerpo y para llevar a cabo las funciones vitales del organismo.
cambio de habitos por donde empiezo comidas naturales

Crepes y champignones rellenos con queso vegano

 

Hasta ese momento había basado mi alimentación en productos con pocas calorías pero procesados, desprovistos de su grasa natural y edulcorados artificialmente con químicos que lo único que hacían era ensuciar e intoxicar aun más mi cuerpo. Finalmente todo eso se traducía en cansancio, migrañas, aumento de peso. Sin olvidar que ese pan integral que compraba en el supermercado poco tenía de integral, ya que el mayor porcentaje era harina blanca y además contenía azúcar!

Cuando aprendí a leer las etiquetas de los alimentos el velo que me cubría los ojos cayó rápidamente. Numerosos productos aparentemente inofensivos, como una simple lata de salsa de tomate, contenía azúcar en su interior. Esta fue una prueba más de que tenia que elaborar yo misma los productos con los que prepararía mis comidas. Si quieres saber más acerca del etiquetado de los alimentos te recomiendo este artículo.

 

Qué beneficios para la salud aporta la alimentación vegana?

Tal vez en este punto te preguntes qué tiene que ver todo lo que te conté con el veganismo? Déjame decirte que tiene mucho que ver. Ya no se trata a los animales como se hacia en la época de nuestros abuelos. Recuerdo que cuando era pequeña iba a la casa de mi abuela y recogíamos los huevos de las gallinas que tenía en el fondo de su jardín. Unas gallinas que vivían y crecían libremente y estaban alimentadas naturalmente. Hoy en día no podemos decir lo mismo. Consumimos carnes y huevos de gallinas enfermas, maltratadas y alimentadas con vaya uno a saber qué. De esos animales enfermos y llenos de antibióticos sacan la leche que tomamos y con la luego se hacen los quesos y yogures. Ni hablar del azúcar añadida que encontramos en casi todos los productos que se venden en los supermercados.

A qué nos lleva todo esto? A alimentarnos mal. A estar ingiriendo alimentos llenos de antibióticos, pesticidas y azúcar en exceso. Todo esto irrita nuestros órganos, los ensucian e intoxican e impiden que nuestras funciones vitales se lleven a cabo correctamente.

En qué se traduce eso? En fatiga crónica, en aumento de peso, en enfermedades aparentemente “autoinmunes” que combatimos con más medicamentos y así sucesivamente entramos en un circulo vicioso difícil de salir.

Ahora te hago una pregunta yo a ti: realmente te parece que el veganismo es una moda o es una manera de alimentarse más saludablemente?

Estaría bueno reflexionar acerca de todo esto para darse cuenta que tal vez el veganismo no sea ni será tu filosofía de vida pero si puede ser una buena alternativa a la hora de incorporar cierto tipo de alimentos a tu alimentación diaria. Tal vez nunca dejes de comer carne completamente, ni huevos, ni leche ni quesos. Tal vez no concibas eso en tu vida pero:

  • Y si pruebas en reemplazar la leche de vaca por una bebida vegetal al menos 3 veces a la semana?

 

 

  • Y si al menos en 2 comidas incluyes los quesos vegetales elaborados con semillas o frutos secos en vez de los quesos de leche de vaca?

Según mi experiencia, estos pequeños cambios que puedes ir introduciendo, te ayudarán a tomar conciencia y a experimentar tu mismo qué se siente al incorporar este tipo de alimentos a tu vida diaria.

 

Te animas a enfrentar este reto? Crees que llevar una alimentación vegana puede ayudarte a sentirte con mas energía y en forma?

 

Si este artículo te resultó interesante, compártelo para que llegue a más personas interesadas en cambiar sus hábitos alimenticios.

Recuerda dejarme tu comentario y/o sugerencia.

 

Abrazos naturales!

 

Ana

 

 

 

Categoría: Nutrición

Autor: Ana Scasso

Siempre me interesó la salud, el bienestar y cuidar mi cuerpo, tanto desde afuera como desde adentro. Me formé en Reiki, Reflexología, Meditación Guiada y Flores de Bach, entre otras disciplinas, y a medida que fue pasando el tiempo, me fui interesando cada vez más en la alimentación orgánica y natural, y en consumir alimentos libres de pesticidas y conservantes artificiales.

6 Comentarios

  1. Lina dice:

    Que interesante lo de la leche de coco. Mas facil imposible.

    Gracias y exitos

  2. Patricia dice:

    Me interesa muchisímo lo que trasmitís

    Estoy siguiendo ese camino pero tengo que aprender a cocinar más vegano . Por tal motivo te sigo para implementar cada vez más recetario
    Lo que expresaste lo comparto totalmente
    Te saluda Patricia

  3. Noelia Scasso dice:

    Hola Ana gracias por todas estas magníficas recetas, realmente son de una ayuda increíble, ya hace un mes deje por completo las harinas y el azúcar, y es impresionante el bienestar que comencé a experimentar.
    Te mando un beso enorme!

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *